“Guerra” del Petróleo

El sábado 7 de Marzo de 2020, Arabia Saudí desató una guerra de precios al anunciar un incremento de su producción de petróleo y la mayor bajada de precios  de petróleo crudo de los últimos 20 años, para vender al extranjero a países de Asia, Europa y EEUU con el fin de atraer a compradores. Todo esto ocurrió después de que Rusia se negara a sumarse al plan de ajuste de la oferta planteada por los OPEP (países de producción de petróleo). Lo que desencadenó el desplome del precio del barril crudo que este lunes llegó a caer hasta una 30%.

Las Bolsas de Oriente próximo reciben las noticias del sector con desplomes. En Kuwait baja al 10%, Arabia Saudí en 8%, Qatar baja a un 3% y Emiratos Árabes Unidos, un 8% .

El acuerdo o pacto  de 3 años entre la OPEP y Rusia terminó el viernes, después de que Rusia se negara apoyar nuevos recortes de petróleo para hacer frente al brote del Coronavirus y la OPEP respondió eliminando todos los límites a su producción ya que, expiran a final de este mes.

Por su parte, el ministro ruso  de energía, Alexandre Novak, declaró que: “la puerta no está cerrada” y que podrían negociar con la OPEP para estabilizar el mercado del petróleo y subrayó que el hecho de que el acuerdo de reducción de la producción se no haya prolongado más haya de abril no significa que en el futuro no puedan cooperar entre países OPEP y no-OPEP.

El martes el precio del barril de petróleo recuperó alrededor de un 5% en los mercados después de vivir ayer su peor sesión en casi 30 años, desde la Guerra del Golfo.

Arabia Saudí ha comunicado que a partir del mes de abril abastecerá al mercado con 12,3 millones de barriles de petróleo al día según ha indicado la petrolera estatal.

Este nuevo nivel de producción representa un incremento de 2,5 millones con respecto al bombeo actual y 300.000 barriles diarios respecto a la máxima capacidad sostenible de la compañía que son 12 millones, el país tiene decenas de millones de barriles en reservas estratégicas de donde podrían salir sus barriles suplementarios.

La estrategia de Arabia se interpreta en el mercado como una amenaza a Rusia y otros productores, que rápidamente notaría los efectos,  y traerlos de vuelta a la mesa de negociaciones. Después, se podría revertir la situación y comenzar a reducir la producción si se logra un acuerdo.