¿Cómo trabajaremos en la nueva era de la Inteligencia Artificial?

“Poner a las personas en el centro, tratar de mejorarlas y no de sustituirlas”, esto es la mejor forma de resumir la esencia de la Inteligencia Artificial. Esto es, además, lo que deben seguir quienes pretenden hacer un uso ético de una tecnología superior que ya forma parte de nuestras vidas. Desarrollar competencias digitales que permitan gestionar información es el mejor modo para alcanzar un entendimiento con las máquinas y convertirlas en nuestros mejores aliados para ser más productivos como mayormente eficaces.

Por lo tanto, puede que nuestra forma de trabajar varíe considerablemente en una sociedad donde cada vez tiene mayor peso el poder de la tecnología, a pesar de que más de la mitad de la población mundial en desarrollo carece de competencias digitales básicas. Como recuerda Pilar Manchón, vicepresidenta de IA en Roku Inc., los asistentes virtuales están presentes en todos los ámbitos de nuestra vida: Alexa, Google Home, Siri…

Otro experto en este ámbito, Jose Luis Gugel, fundador de “The Key Talent”, está convencido de que la IA va a cambiar nuestra forma de trabajar, debido a que nos va a permitir automatizar de manera eficiente procesos de poco valor añadido y así evitándoselo a las personas.

Si bien es cierto, que todos los expertos y analistas están de acuerdo que la mayor diferencia entre personas y máquinas es el no carácter emocional de los segundos, de igual manera reafirman e insisten que la IA debe aplicarse en una organización que tenga muy claros sus valores y objetivos. Jordi Aspa, directos general de Meta4 Iberia, afirma que “las máquinas necesitan de personas que den sentido y valor a su funcionalidad”.

Gugel subraya que no hay que subestimar el tan amplio cambio que estamos viviendo, que incluso advierte que probablemente lo que hemos aprendido en la universidad sobre procesos, procedimientos, productos o comportamientos con el cliente se encuentra actualmente o en proceso de estar obsoleto. Por eso es bastante interesante tener la capacidad de unlearning aquello que no tiene validez.

Otro de los cambios fundamentales en el modo de trabajar en esta nueva época, es el cambio en la gestión y administración de personas. En esta etapa 3.0, como así se denomina, se brinda al empleado las herramientas necesarias para marcar su desarrollo. Jordi Aspa recuerda que existen líneas claras de trabajo donde técnicas relacionadas con la IA, como el machine learning, pueden suponer un gran avance y además mejorar la experiencia del empleado y su adecuación con el resto del equipo.

Para los jefes de equipo, de igual manera, la IA es muy útil porque permite analizar comportamientos, resultados y patrones que los humanos pueden que no lleguen y de igual manera, descubrir talentos y problemas facilitando el liderazgo.

Además, como conclusión, el cambio del modo de trabajar permite el “nacimiento” de nuevas profesiones relacionadas con la Inteligencia Artificial, como: Científico de datos, experto en blockchain, piloto de drones, especialista en “customer experience”, experto en 5G, entre otras.