Philip Lowe y la decisión sobre política monetaria del Banco Central Australiano

En su reunión del día 4 de febrero, la mesa de decisión del Banco Central Australiano (RBA) decidió mantener la tasa de interés en 0.75%.

El panorama en relación a la economía global podría mantener la visión positiva. Cualquier tipo de señas que daba pruebas de una desaceleración de la economía global que pudo comenzar en 2018 podría estar llegando a su fin. El crecimiento económico durante este año 2020 y el siguiente, en 2021 se espera que sea superior de lo que han sido los años anteriores, aunque la inflación se mantiene baja en prácticamente cualquier lugar.

Por otra parte, las posibles muestras de incertidumbre, a pesar del reciente progreso, se deben a todo tipo de disputa sobre el comercio y la tecnología entre EEUU y China, que ha afectado el flujo de comercio internacional y la inversión global. Otra muestra de incertidumbre es el coronavirus, que está, como ya se ha comentado, de igual manera contagiando la economía china actualmente, aunque en cualquier caso, es demasiado pronto para determinar la cantidad del impacto que supondrá.

El escenario central para la economía australiana es un crecimiento de alrededor del 2,75% este año y un 3% el próximo, lo que significaría un aumento del crecimiento en relación a los años anteriores. A corto plazo, los incendios forestales y el coronavirus podrían tener un peso considerable a la economía doméstica. En relación al ámbito doméstico, este ha sido ajustado a un periodo de un crecimiento lento de salarios, sumado a la bajada de precios en el ámbito de consumo, que ha dado como consecuencia una debilidad en el consumo. Sin embargo, se espera que el crecimiento crezca como lo esperado gradualmente.

El panorama general está siendo igualmente soportado por un bajo nivel en los tipos de interés, recientes reembolsos de impuestos y un aumento de gastos en infraestructuras, el cual ha sido alentador para este sector, pudiendo resultar, al final del año, una recuperación en construcciones residenciales.

La tasa de desempleo descendió en diciembre al 5,1% y según analistas, se espera que se mantenga en este ratio antes de descender paulatinamente por debajo del 5% en 2021. En relación al tema salarios, están relacionados con el valor del dinero, es decir, con la tasa de interés. No obstante, un crecimiento gradual de los salarios, podría dar la bienvenida a un aumento de la inflación en torno al 2-3%, y así alcanzar objetivos propuestos del Banco Central Australiano. Tomando todo en consideración, podría sugerir que el mantenimiento de bajas tasas de interés está manteniendo buenos niveles de desempleo en la economía australiana.

Como conclusión, con las tasas de interés habiendo sido reducidas a los niveles más bajos y reconociendo las posibles variables en relación a la política monetaria, la Mesa de Negociación decidió mantener las tasas de interés. Debido a factores globales y particulares, se considera razonable esperar un más que amplio periodo de tasas de interés bajas hasta llegar a alcanzar un mayor porcentaje de empleo y lograr el objetivo de la inflación, principales temas a tener en cuenta para posibles cambios.