¿Por qué confiar en la inteligencia artificial en el Trading?

El Trading ha evolucionado a lo largo de los años gracias a la tecnología. ¿Quién no recuerda en películas un conjunto de brokers alzando la voz y ejecutando operaciones mediante llamadas telefónicas, como por ejemplo en la película “El lobo de Wall Street”? Gracias a la tecnología, esa imagen de brokers ya no existe. Actualmente los brokers se esconden tras una pantalla y los operadores o Traders ejecutan sus órdenes a través de un ordenador, móvil o cualquier aparato electrónico. Es decir, la tecnología ha permitido un avance en el mundo de la inversión.

Sin embargo, el futuro del Trading no va a quedar ahí. Gracias a la tecnología, la inversión en mercados financieros va a poder ser realizada gracias a la inteligencia artificial

¿Qué ventajas o beneficios alcanza la inteligencia artificial?

En primer lugar, la IA acabaría con el error humano. El cerebro humano, como comenta Pedro Bermejo en su libro “El cerebro del inversor” está formado por una parte racional y por otra parte emocional, esto quiere decir que gran parte de las decisiones que tomamos en nuestra vida, incluidas aquellas en el mundo de la inversión, están influenciadas por la ira, el miedo, la venganza o la alegría, entre otras emociones. Además, gracias a la tecnología, todos los sesgos de la inversión serían eliminados, como por ejemplo, el “Efecto Manada”, la aversión al riesgo o cualquier sesgo de confirmación.

Con esto se pretende que la inteligencia artificial actúe como un cerebro, pero únicamente la parte racional de él. Abandonar las emociones en el Trading es lo que convierte a cualquier inversor en consistente y obviamente es complicado.

Por otra parte, otra ventaja de utilizar la inteligencia artificial en el mundo del Trading es la gran oportunidad de alcanzar un mayor número de datos, de los cuáles muchos de ellos son imposibles de ser obtenidos por el “ojo humano”. Así, como ya hemos comentado, si ya de por sí al abandonar las emociones en el Trading, haría al inversor más constante, el hecho de que cada vez se pueda obtener más datos y evaluarlos, haría ser al inversor todavía más constante si cabe. Por ejemplo, un inversor común, al utilizar el RSI, “índice de fuerza relativa”, razona que cuando este se encuentra por debajo de 20, el mercado se encuentra en una fase de Sobreventas, y por lo tanto, este inversor estaría pensando en realizar una operación de compras. Sin embargo, en numerosas ocasiones, cuando el mercado se encuentra en esta fase, el mercado continúa bajando. De igual manera ocurre cuando el mercado se encuentra en una fase de sobrecompras.

Ahí es donde la inteligencia artificial ayudaría al inversor común. Ésta al analizar una gran cantidad de datos y al haber sido mejorada gracias a la gran cantidad de datos que ha evaluado anteriormente, permite ayudar al inversor y explicar el por qué el mercado no ha actuado como el ojo humano preveía que iba a suceder.

Por último, y no menos importante, la inteligencia artificial ayudaría al inversor a darle una mayor libertad de tiempo. Las máquinas permiten estar activas las 24 horas del día, es un cerebro racional que nunca descansa y por lo tanto, en cualquier momento que el mercado de señales de ejecutar una operación, esta se realizaría correctamente y sin que el inversor que esté detrás esté presente en el gráfico.

El trading no será una guerra entre máquinas y humanos, será un camino donde ambos se complementarán para obtener mejores resultados, pero dónde sin duda ganarán las computadoras en la velocidad que realizan las transacciones.